martes, 18 de septiembre de 2012

 LEYES DE MENDEL

Las leyes de Mendel explican y predicen cómo van a ser las características de un nuevo
individuo, partiendo de los rasgos presentes en sus padres y abuelos. Los caracteres se
heredan de padres a hijos, pero no siempre de forma directa, puesto que pueden ser
dominantes o recesivos. Los caracteres dominantes se manifiestan siempre en todas las
generaciones, pero los caracteres recesivos pueden permanecer latentes, sin desaparecer,
para ‘surgir y manifestarse en generaciones posteriores. 













Los principios establecidos por Mendel fueron los siguientes:

Primera ley de Mendel o ley de la uniformidad. 


Establece que si se cruzan dos razas
puras para un determinado carácter, los descendientes de la primera generación son todos
iguales entre sí (igual fenotipo e igual genotipo) e iguales (en fenotipo) a uno de los      progenitores.



Segunda ley de Mendel o ley de la segregación.

 Establece que los caracteres recesivos,
al cruzar dos razas puras, quedan ocultos en la primera generación, reaparecen en la
segunda en proporción de uno a tres respecto a los caracteres dominantes. Los individuos
de la segunda generación que resultan de los híbridos de la primera generación son
diferentes fenotipicamente unos de otros; esta variación se explica por la segregación de los
alelos responsables de estos caracteres, que en un primer momento se encuentran juntos en
el híbrido y que luego se separan entre los distintos gametos.





Tercera ley de Mendel 
 
Enunciado de la ley ‚ Se conoce esta ley como la de la herencia independiente de caracteres, y hace referencia al caso de que se contemplen dos caracteres distintos. Cada
uno de ellos se transmite siguiendo las leyes anteriores con independencia de la presencia del otro carácter. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada